Sin lugar a dudas el transporte público o colectivo tiene que ser el futuro si queremos ser más respetuosos con el medio ambiente y los recursos de nuestro planeta.

Pero nos resistimos a dejar nuestro coche en el garaje. Hoy mismo en Vigo he tenido que sortear coches en doble fila, cuyos propietarios se presentan literalmente en la puerta del colegio para recoger a sus hijos. Podrían usar el transporte público? En su mayoría si, pero no lo ven como una opción.

A quién hay que educar? Desde luego los adultos somos un caso perdido, de ahí la importancia de concienciar a las nuevas generaciones.

Una iniciativa que va en esa dirección es la de muchas empresas de transporte que abren sus puertas a los más jóvenes para que puedan conocer las empresas desde dentro.

Vitrasa lleva 17 años abriendo sus puertas a los colegios de la zona. Tienen la oportunidad de viajar en uno de los autobuses de la compañía, visitar la cochera, los garajes y el centro que gestiona los autobuses en circulación.

Sárdoma Moledo 2
Centro Escolar Sárdoma Moledo

Los niños y niñas pueden así darse cuenta de lo que implica trabajar en una empresa de transporte y el esfuerzo que se destina a que los viajeros tengan un servicio óptimo. Es una manera de no banalizar estos servicios, sino verlos como una opción más para desplazarse.

El tiempo dirá si estás iniciativas tienen una repercusión en los más jovenes. Pero si como adultos nos esforzamos por usarlo, les daremos un ejemplo a seguir.

Sárdoma Moledo-2
Centro escolar Sardomá Moledo hunto a un Pegaso Comet de la empresa Vitrasa