Vista parcial de la fachada principal y del cielo con nubes
Fachada principal de la estación de ferrocarriles de la ciuda gallega de A Coruña

Cuando hablamos de trenes pensamos automáticamente en locomotoras, vagones y vías férreas. Algo a lo que solemos dar menos importancia, pero que hace posible que podamos usar el ferrocarril, son las estaciones de tren.

¿Qué es en sí una estación? Un edificio con un hall de entrada, una sala de espera, taquillas para comprar billetes, una cafetería… A continuación son andenes, escaleras, carteles que nos indican el andén en el que estamos o al que queremos llegar,ascensores, relojes, paneles informativos, etc… Aunque no nos fijemos en todos los detalles que acabo de mencionar, inconscientemente nos ayudan a encontrar el camino a nuestro tren, el que nos llevará a nuestro destino.

Algunas estaciones son más grandes mientras que otras son tan solo un andén y una marquesina. Según la ciudad, el número de viajeros que tenga que albergar y los trenes que pasan por la estación esta cobra más o menos protagonismo. Sea como sea, están ahí desde hace décadas, algunas más de un siglo.

En Galicia encontramos un gran número de estaciones, las más grandes se encuentran en cabeza o final de línea. Por ejemplo, las de Vigo, Santiago, Pontevedra, Villagarcía, A Coruña, Ourense y Monforte de Lemos están hoy entre las estaciones más grandes de Galicia. Mientras que las de Redondela, Picota, Cesantes y Pedrelo-Céltigos son simples apeaderos con vía única y una humilde marquesina.

Lo que os propongo a partir de esta entrada es un viaje por todas las estaciones de Galicia. Tanto las que están en servicio, como las que ya no y también incluiré las que no volverán a ver pasar trenes. A estas últimas solo les quedan los edificios, en su mayoría, ya no cuentan con vías, señalizaciones, etc… 

He realizado un extenso reportaje fotográfico que plasma los detalles de todas las estaciones, algunos bien conocidos, mientras que otros apenas son visibles. Espero así dejar un recuerdo de la situación del ferrocarril gallego en este momento, pero también ayudar a todos a disfrutar de la singularidad de las estaciones de tren.