Aptis en la cochera de Vitrasa
Aptis aparcado en la cochera de Vitrasa

Hace años que Vigo no cuenta con tranvías. Debido a la configuración de la ciudad el uso de autobuses se ha impuesto como una solución apropiada. Los pasados 19, 20 y 21 de febrero ha circulado por Vigo lo más parecido a un tranvía desde que dejaron de circular. Se trata de un prototipo de autobús urbano, el Aptis, contruido por la compañía Alstom.

Durante los tres días que estuvo presente en la ciudad olívica el pasaje en el Aptis fue gratuito. Vitrasa entregó a cada pasajero un billete en papel, que recuerda tiempos en los que no se accedía a un autobús con una tarjeta de prepago, sino abonando el pasaje en metálico.

Alstom presenta un nuevo concepto de autobús urbano diseñado desde su origen como un vehículo 100% eléctrico y que lleva recorriendo diferentes ciudades europeas desde el año 2017. Recorrido que ha permitido recoger datos para mejorar las prestaciones del vehículo.

_LRP6783
Más que un autobús. Soy Aptis

Alstom es una compañía conocida por la fabricación de material ferroviario, lo que incluye: trenes, metros, metros ligeros y tranvías. Con este prototipo han llevado su experiencia al campo de los autobuses urbanos, algo que se hace evidente cuanto vemos el Aptis por primera vez. No parece un autobús sino un tranvía.

Exterior

El chasis del Aptis, el habitáculo y el espacio interior se han inspirado en los tranvías, el suelo está a 330 milímetros del suelo (33 centímetros),  lo que permite un acceso fácil sea que el autobús esté arrimado a la acera o no. Esta altura se debe a que todos los sistemas del autobús: baterías, aire acondicionado, electrónica, etc., están situados en el techo del vehículo, lo que permite rebajarlo lo máximo posible.

Vista lateral del Aptis
Vista lateral del Aptis

Otro aspecto que llama la atención es que las ruedas están situadas en los extremos del del chasis del vehículo. Además las cuatros son directrices, es decir,  el eje trasero y delantero giran de manera independiente, como se puede observar en las fotos.

Las puertas delanteras están situadas después de la rueda, así pueden ser más amplias y abrirse hacia afuera, lo cual permite mejorar el flujo de pasajeros. Al abrirse apenas se separan del habitáculo, un punto a favor cuando se circula por entornos urbanos.

La parte delantera y trasera del Aptis son idénticas entre sí, como en un tranvía, salvo que en el extremo posterior encontramos una zona “lounge” con vistas panorámicas.  

Si nos fijamos en ambos extremos también podremos observar cámaras fijadas en la parte alta del cristal. A estas dos cámaras hay que añadirles dos más, una en cada lateral del autobús. Todas tienen un ángulo de visión amplio (gran angular) lo que permite al conductor ver lo que pasa alrededor del autobús en tiempo real.

Gracias a un proceso informático las imágenes de las cámaras se unen en una sola  que permite al conductor ver lo que sucede fuera a vista de pájaro o cenital. Esta información, unida a la que aportan los retrovisores,  reduce la posibilidad de accidentes y mejora la incorporación del autobús a la vía.

Cámara lateral del aptis
Una de las cámaras laterales del Aptis

 

Después de pararnos en estos detalles lo siguiente que llama la atención es el silencio que rodea al Aptis. Al no tener motores de combustión interna, lo único que se oye es el ruido de los sistemas eléctricos del vehículo, que se reduce al mínimo cuando está parado y con las puertas abiertas.

Interior

Al entrar en el Aptis vuelve a nuestra mente la idea de estar en un tranvía en vez de en un autobús. Las puertas son muy amplias y facilitan el acceso de los pasajeros que entran por su propio pie, pero también para los que lo hacen en silla de ruedas. Para estos pasajeros en particular hay un rampa de acceso despleglable en la puerta trasera.  

_LRP6526

Una vez en el interior, lo primero que nos llama la atención es el puesto del conductor. La puerta delantera está situada por detrás de él, por lo que no lo vemos a primera vista, recordando a una cabina de tranvía. Aun así hay un espacio a su lado, de fácil acceso, por si tenemos alguna duda y queremos hablar con él. Y aunque no veamos al conductor, él si nos ve a  nosotros, pues las diferentes cámaras internas del Aptis le permiten ver todo lo que sucede en el autobús por la seguridad de los pasajeros.

_LRP6810

Al adentrarnos nos daremos cuenta de lo espacioso que es en el interior, tiene un capacidad para un total de 100 personas, 25 asientos y dos espacios para sillas de ruedas. Lo cual no esta nada mal tratadonse de un autobús de tan solo 12 metros.

Los asientos estan fijados al habitáculo, es una manera de maximizar el espacio debajo de cada asiento. Por una parte, el pasajero puede colocar su bolsa de viaje, maleta u otras pertenencias debajo del asiento, quedando aún espacio para sus piernas, lo que incrementa su confort. Y por otra parte, permite un mejor mantenimiento y limpieza del suelo, de ese modo las compañías de transporte pueden ahorrar tiempo en limpieza y tener el autobús siempre en óptimas condiciones lo que, por supuesto, beneficia a los pasajeros.

Lo mismo sucede con los asientos para PMR (Persona Movilidad Reducida) y las zonas para sillas  de ruedas. Son cuatro asientos amplios situados en la parte delantera del vehículo. Disponen de reposabrazos amovibles, un botón propio cerca del asiento para solicitar la parada y dos enchufes USB para poder recargar los telefonos móviles. Algo que se repite en todos los asientos del vehículo. Además cuenta con acceso wifi gratuito.

_LRP6747

Otra particularidad de los asientos es que están situados de manera que las rodillas de los usuarios no choquen contra el asiento delantero y se pueda acceder sin molestar a los demás pasajeros. Para dicho fin se ha modificado expresamente el espacio entre los asientos, ampliándolo, lo que mejora sin lugar a dudas la comodidad de los pasajeros.

Asientos delanteros PMR
Asientos PMR con reposabrazos

Y por fin llegamos a la parte trasera del autobús, para mi, la más interesante. En los años 80 existían autobuses con balcón trasero o asientos colocados en media luna. Esto permitía maximizar el uso de esa parte del vehículo y al mismo tiempo ofrecer una visión diferente del exterior. De ahí que la idea de Alstom de instalar una zona amplia al final del autobús me haya resultado una muy buena idea. Son un total de seis asientos, tres en cada lado.

Los pasajeros estan en frente lo que facilita la comunicación y al mismo tiempo permite observar la vista panorámica que ofrece el cristal de la parte trasera, como se puede apreciar en las fotos. Esta parte realza el diseño interior del Aptis y lo hace más atractivo.

Este cristal trasero y los demás están colocados de manera que entre mucha luz, lo que hace más agradable la estancia, pero también contribuye a un buen uso de la energía. Si hay suficiente luz natural no hay que encender la luz en el interior, lo que alarga la duración de la carga de las baterías.

_LRP6750

_LRP6480

Prueba del vehículo como usuario

Al ponerse en marcha volvemos de nuevo al concepto del tranvía, el Aptis se mueve con suavidad. No hay mucha información en cuanto a los motores, se supone que cada rueda dispone de su motor, lo que significa que se puede considerar el Aptis como un vehículo de tracción a las 4 ruedas con control de tracción añadido. Esto significa que la aceleración es más suave, sin tirones, lo que mejora notablemente la calidad del viaje.

_LRP6520

Aun siendo un vehículo eléctrico su velocidad máxima es de 90 km/h con una autonomía de 250 km, por lo que puede ser usado en el centro de la ciudad, en las que se suele circular a bajas velocidades y hacer trayectos cortos. Y también es apto para unir el centro con las afueras de la ciudad, realizando trayectos más largos.

Otro añadido es que también se evita que los pasajeros puedan marearse. Con un motor de propulsión la parte delantera y la trasera suelen ser las más problemáticas en este sentido. En el caso del Aptis no es así, he hecho subir a alguien que se marea de manera sistemática en autobús. Y después de casi una hora de viaje en la parte trasera no ha sentido la más mínima sensación de mareo.

La suspensión hidráulica mejora sustancialmente la experiencia, se nota aquí la experiencia de Alstom en la fabricación de metros, como el MF2000 que circula en París. Cuenta con una suspensión hidráulica muy eficiente que mejora el confort del pasajero y hace más agradable la conducción.

¿Y que sucede si se le acaba la carga de las baterías? Tres opciones disponibles: primera, se pueden recargar por la noche en el depósito, así tendrá una autonomía de 6 horas. Segunda, se puede recargar en 5 minutos en cada cabecera de línea. Y la última opción, ya implantada en tranvías, realizar una carga rápida en cada parada con el sistema Alstom SRS.

Prueba del vehículo con un profesional

No soy conductor profesional, sino pasajero profesional, por lo que para esta parte he tenido la oportunidad de hablar con dos de los conductores que llevaron el Aptis por Vigo.

_LRP6419

Ambos comentaron que al ser un nuevo concepto han tenido que adpatarse a las novedades, como la posición de la ruedas o el hecho de que el puesto de conducción y el volante están situados hacia el centro de la parte delantera, a unos 50 centímetros de la posición original del volante en un autobús convencional. 

Una vez salvadas estas diferencias, la conclusión es que el Aptis se maneja de una manera parecida a un coche debido a la posición de las ruedas. Según cifras de Alstom se reduce el radio de giro en un 25%. Sin entrar en cifras, como se puede ver en las fotos, le hace falta menos espacio para poder tomar una curva.

Aptis en un curva se 90º larga
Aptis tomando una curva de la Plaza Compostela en Vigo.

_LRP6586

Otro dato interesante aportado por los conductores es que este autobús se acerca muy fácilmente a la acera y entra y sale fácilmente del espacio reservado para el autobús en algunas paradas. Esto se debe a que las ruedas giran de manera independiente, como se puede apreciar en la siguiente foto.

El sistema de acercamiento está automatizado y permite un máximo de 40 milímetros entre el autobús y la acera. El Aptis de Altsom puede ajustar la distancia entre la acera y el autobús con una sola maniobra, gracias a que todas las ruedas son giratorias. El que esta distancia sea tan reducida mejora el acceso de pasajeros, evita posibles caídas  y facilita el acceso para PMR, sillas de ruedas y carritos de bebés. Y pensando en el conductor, también reduce el estrés de las maniobras de acercamiento y despligue de rampa.

Aptis cerca de una acera
El Aptis estacionado en una parada de Vigo
Aptis saliendo de una parada
Las ruedas del Aptis están giradas de manera que el vehículo salga en diagonal de la parada.

Prueba en Vigo, la ciudad de las mil pendientes

El Aptis desarolla una potencía máxima de 180 kW, unos 241 CV. Dicha potencia es suficiente para culaquier ciudad con pocas pendiente. La aceleración y el ruido emitidos por los motores recuerdan a los que se usan en metros con neumáticos que la firma Alstom también fabrica. Se nota una aceleración bajo control, ahí es donde se percibe la experiencia de la multinacional en este apartado.

_LRP6535

En Vigo el Aptis fue puesto a prueba en una línea del centro de la ciudad denominada C1. Esta discurre desde la Calle Policarpo Sanz hasta Plaza América. En dicho trayecto hay que salvar cuestas pronunciadas que ponen a prueba el material de la compañía de transportes Vitrasa cada día.

Tanto medio lleno (en hora punta) como casí vacio, no ha tenido problema alguno para salvar las cuestas. Eso sí, se notaba el sobreesfuerzo de los motores por el ruido generado, que en algunos puntos del vehículos era algo molesto, sobre todo, en la parte trasera. 

 Al ser un trayecto en el centro de la ciudad tuvo que enfrentarse a numerosas curvas de 90º, algunas abiertas y otras muy cerradas. En este apartado se nota que el Aptis fue diseñado para una ciudad, pero no para Vigo. Al estar en los extremos del chasis se mejora el radio de giro del vehículo, pero no se mejora la maniobrabilidad en espacios más estrechos, es más bien un handicap.

Esto no significa que el Aptis no sea un buen vehículo, sino todo lo contrario. Es un autobús con un diseño muy bien pensado, tanto en el interior como en el exterior. Se integra perfectamente en la ciudad y da una imagen más moderna del transporte público. Además permite a los pasajeros disfrutar de un viaje agradable y confortable, de ahí que recibiera el Premio a la Innovación en la feria Busworld 2017.

Agradecimientos

Gracias al todo personal de Vitrasa que me ha facilitado el poder realizar el reportaje tanto mientras circulaba como en la cochera.