No hay nada peor que observar casi impotente como funciona la justicia. Mientras cientos de personas siguen sufriendo la pérdida de sus seres queridos fallecidos en Angrois la justicia sigue desestimando los posibles culpables gracias un escudo jurídico. Al parecer solo funciona cuando se habla de altos cargos y de casos que puedan dañar la marca España.

Cuanto más responsables se personan el el congreso o ante el juez más se hunde la posibilidad de que se haga justicia en el caso del accidente de Angrois.

El último escudo jurídico es que ninguna normativa obligaba a poner en servicio el ERTMS ni otras medidas de seguridad. Es casi lo mismo sucedió en su momento con el caso del accidente del metro de Valencia. Que pena que tengamos que ver como se repite la triste historia.

Prueba de que la herida no está cerrada es que varias plataformas siguen luchando para que se haga justicia y de parte de los familiares personalmente surgen iniciativas como la de #justiceformyrta y en España #queremosjusticia.

Myrta fue una de las víctimas del accidente y es su hija quien empezó esta iniciativa desde E.E.U.U. Se invita a las personas a hacerse fotos con este lema y colgarlo en las redes sociales en Internet. Se pretende enviar todas las fotos al juez instructor del caso. Se trata de recordar que fallecieron 79 personas y que estaría bien que se hiciese justicia.