En el año 2007 cuando se inauguró el nuevo tramo de Orense – Santiago de Compostela el representante de Fomento mencionó que esta Línea era de Alta Velocidad (LAV). Esto que suponía para Galicia un paso hacia la modernización de su ferrocarril. Pero a día de hoy ADIF ya no considera esta línea como LAV, ¿cuales son las razones? Repasemos lo que se espera de una linea de Alta Velocidad y porque la nueva línea gallega perdió esta denominación.

¿Cómo identificar una línea de alta velocidad?

Obviamente estas líneas tienen que cumplir ciertos requisitos al ser vías por la que circulan trenes a más de 300 km por hora. Lo primero es el ancho de vía,  tiene que ser de 1435 mm, también denominado ancho internacional, el cual está presente en casi todos los países europeos.

En segundo lugar tiene sistemas de seguridad propios, por ejemplo el sistema de balizas ERTMS el cual evita los excesos de velocidad, detiene el tren en caso de problemas técnicos en la vía o si el tren pasa un semáforo en rojo.

Y en tercer lugar los trenes que circulan por una LAV pueden circular a más de 300 kilómetros por hora. Al fin y al cabo es la razón por las que existen estas líneas, lo que permite acortar significativamente las distancias.

¿Cuantas Líneas de Alta velocidad existen en España?

En total 9 si contamos todos los ramales y hasta octubre de 2014. A partir de esta fecha solo hay quedan 8 (Galicia ya no cuenta con ninguna).

Adif ha destronado o descalificado la LAV de Orense -Santiago de Compostela. Algo lógico teniendo en cuenta las características de esta línea.
Es de ancho ibérico y no internacional. El ERTMS no estuvo operacional hasta hace unos meses. Y la velocidad máxima es 240 kilómetros por hora. Por lo tanto no cumplía ninguno de los requisitos hasta hace un tiempo.

Pero se presentó esta línea como LAV al ser inaugurada, lo que fue un golpe de efecto o publicitario del Gobierno español de aquel entonces.

Se tenían que instalar dos cambiadores de ancho de bojes en cada extremo de la línea,  pero no llevó a cabo debido a que, supuestamente, se pierde demasiado tiempo en este proceso. Curioso punto de vista teniendo en cuenta de que se ha instalado en Zaragoza para que los trenes que van hacia Castilla y León y Galicia ahorren tiempo de al poder usar un tramo de Alta Velocidad desde Barcelona hasta Zaragoza y viceversa.

Oviamente la nueva linea Orense – Santiago de Compostela no deja de ser útil, pero es y seguirá siendo el único trayecto que no se adapta a los requisitos de la alta Velocidad. Y no creo que a estas alturas Fomento haga cambiar el ancho de vía de todo el trayecto. Por lo tanto somos una vez más víctimas de publicidad engañosa y con alevosía.