Fachada principal de la estación París-Austerlitz

 

Una estación que está lejos de la península ibérica, pero que está muy cerca de nuestra historia. Los andenes de esta estación han visto pasar a muchos inmigrantes, tanto españoles como portugueses. 

Una estación que está lejos de la península ibérica, pero que está muy cerca de nuestra historia. Los andenes de esta estación han visto pasar a muchos inmigrantes, tanto españoles como portugueses. Sobre todo durante la época de la guerra civil española y la post guerra. El tren era el medio de transporte más rápido y seguro para huir, cuando se podía cruzar a salvo la frontera. Una vez a salvo se acudía a estaciones cercanas como Hendaya, Port Bou o Toulouse. Los trenes que salían de dichas estaciones acababan su trayecto en la estación de París – Austerlitz. Por lo tanto fue durante décadas parte de la historia de los inmigrantes de la península ibérica. 

Pasado

La estación fue puesta en funcionamiento el 20 de septiembre de 1840 para el servicio de los ferrocarriles de Orléans. Pero fue reconstruida entre 1862 – 1867 y desde entonces mantiene el aspecto que podemos ver hasta el día de hoy. Su aspecto es muy controvertido, a pesar de ser una de las 6 estaciones más importantes de París y haber sido reconocida monumento histórico, es desde luego la estación menos respetada de la historia. Ya en 1906, se traspasó el edificio principal para acoger la estación de metro aérea (linea 5) y luego en el precioso recibidor se ubicó un parking de varias plantas. No se respetó para nada su arquitectura original y por lo tanto perdió gran parte de su valor arquitectónico.

Puente por el que transita el metro de la línea 5 y que atraviesa la estación.

Pero aun así, fue cabecera de linea durante muchas décadas, salvo entre 1900 y 1939. Durante esa época fue la estación de Orsay, hoy en día convertida en museo, la cabecera de linea con motivo de la Exposición Universal de 1900. Pero desde entonces acoge todos los pasajeros provenientes del sur-oeste de Francia y de la península ibérica. Tanta era la afluencia que existía, en el interior de la estación,  un despacho para atender a los trabajadores que viniesen del extranjero. Por ejemplo, mis padres pasaron numerosas veces por esta estación tanto al llegar a París, como al acoger a más miembros de sus respectivas familias o al volver cada año para sus vacaciones estivales.

Presente

A día de hoy solo dos trenes españoles llegan hasta esta estación, pero por lo menos es lo mejor de lo que dispone RENFE, son Trenes Hotel. Uno procedente de Madrid, el “Francisco de Goya” y otro de Barcelona, el “Joan Miro”, ambos fabricados por Talgo. Los cuales gracias al sistema de cambio de ancho automático, denominado por Talgo: Rodadura Desplazable (RD), pueden viajar hasta la capital francesa. En su momento salían trenes que cambiaban los bojes en la estación fronteriza de Hendaya y luego seguían su recorrido por España. Pero con el tiempo dejaron de circular debido, por una parte al uso masivo de los vehículos personales y por otra a que con el uso de trenes con el sistema Talgo RD se evita una larga espera en la frontera. Por lo tanto ya no tenían sentido los trenes directos.

Talgo esperando por los pasajeros.

Futuro

Desde 2011 esta siendo remodelada para acoger los trenes de Alta Velocidad franceses de la linea sur-oeste, que a día de hoy tienen su cuartel general en la estación París – Montparnasse. La cual se esta haciendo muy pequeña para acoger a todos los trenes de la linea procedente del sur de Francia. Y puede que con el tiempo podamos ver trenes españoles, como el Talgo 250, los cuales están preparados para circular en lineas de Alta velocidad tanto nacional como internacional. Y no es ningún sueño, los trenes franceses de dichas características circulan en Bélgica y en Inglaterra. Y trenes alemanes llegan a la capital francesa, en la estación del este. Por lo tanto es cuestión de tiempo que podamos viajar desde Madrid a París por Lineas de Gran Velocidad (LGV).

Anden 16. Los andenes situados a la izquierda son los que están siendo reacomodados. El proyecto es que gran parte de las vías y andenes queden cubiertos.

Esto supone un gran número de trenes y solo la estación París-Austerlitz podría acoger un flujo tan importante de convoyes. Cuenta con 21 vías con andenes muy largos, los cuales pueden acoger formaciones de unos 20 vagones convencionales. Los trenes hotel de RENFE que acuden a esta estación están formados por 25 vagones, los cuales miden más o menos la mitad de los convencionales, y aun así hay andén de sobra para más vagones. Y es la estación que cuenta con el depósito ferroviario más grande de París, donde se encuentran las diferentes formaciones que salen desde París-Austerlitz. Dicho depósito puede, sin lugar a dudas, albergar muchos trenes de Alta velocidad.

Y en cuanto al acceso de los viajeros, los andenes además de ser largos son muy anchos, se puede decir que sobredimensionados. Esto permite que si dos trenes, formados por más de 15 vagones, llegan al mismo tiempo, todos los viajeros podrán salir del tren y acceder a la salida sin tropezar con otros usuarios.

Andenes muy anchos y muy largos.

Y cuando estos salen dela estación, disponen de dos lineas de metro (5, 10), 6 lineas de autobús (24, 57, 61, 63, 89 y 91) y 1 linea de trenes regionales (linea C), que les permitirá llegar a cualquier lugar de París en unos minutos. Y todas estas lineas pasan por las diversas estaciones de ferrocarril de París, lo que también permite a los pasajeros moverse de una a otra sin problema. Los andenes de la linea de metro 5 están en el primer piso del edificio principal y la linea 10 esta en subsuelo junto con los andenes de los trenes regionales.

Andén de la linea 5, dirección “Bobigny”.

 Puede que a diferencia de hace unas décadas, esta estación ya no acoja a tantos españoles. Pero en la mente de muchos de los que pasaron por ella quedan recuerdos, algunas veces agradables, al poder vivir mejor y en otros casos amargos, porque tuvieron que huir de su tierra. Esperemos que los siguientes recuerdos que genere esta estación siempre estén vinculados con momentos felices de la vida de los viajeros.

 

Viajeros accediendo al Talgo.