Estos actos no son una simple gamberrada (…) pueden tener consecuencias que influyan negativamente sobre el futuro de una persona.

Si bien protestar es algo legal, es importante que se haga siempre pensando en los demás y para eso se deben seguir las leyes que rigen nuestros derechos, para el bien de todos.

Los tiempos en los que estamos viviendo propician que haya una creciente oleada de descontento generalizado. Lo que lleva a muchas personas a demostrar públicamente lo que sienten y piensan. No es malo protestar, es más es un derecho reconocido por la ley, como el poder hacer huelga o a manifestarse por las calles. Obviamente hay canales para organizar dichos eventos y hay que respetarlos, por el bien de todos.

Por desgracia ciertos individuos no entienden que su derecho a protestar no tiene que perjudicar a terceras personas o poner en peligro su seguridad. El pasado mes de abril empezaron los sabotajes en el metro de Madrid, los cuales perjudicaron tanto a los usuarios como a la empresa de transporte. Los actos de sabotaje, son una protesta en contra de la subida, del 11%, de las tarifas del transporte público de la capital. La mayor subida en 10 años, lo cual explica el descontento de los usuarios, pero no justifica dichos actos.

Los días 25 de abril y 29 de mayo de 2012, simultáneamente, unos individuos tiraron de la manilla del freno de seguridad en trenes de varias lineas. Todos los metros estaban parados en estaciones, con sus puertas abiertas y por lo tanto no hubo problemas graves, como heridos. Pero en cada parón se generaron perdidas económicas para los usuarios y para Metro Madrid, algo que no necesitamos en los tiempo de crisis que corren. Y es más, podrían haber desencadenado un problema de orden público de mayor trascendencia. 

El termino sabotaje esta muy bien empleado, la manilla de alarma de los trenes, metros y tranvías no es un artilugio que podamos usar sin más. Esta pensado para urgencias, usarlo para otros fines equivale a llamar al 112, 061, 091, etc… fingiendo una urgencia. El despliegue de efectivos cuesta dinero al Estado y además pone en peligro a personas que realmente se hallan en una situación de urgencia o peligro. 

Por lo tanto el no usar correctamente estos mecanismos puede ser castigado por la ley. En el caso del transporte público, la Ley de ordenación del transporte prohíbe usar sin causa justificada los mecanismo de parada de los trenes. Y las multas resultantes de estos hechos oscilan entre 6.000 y 30.000 euros.

Este viernes 22 de junio, la Policía detuvo a seis jóvenes como supuestos autores de los sabotajes del metro madrileño, cuatro de ellos son estudiantes y sus edades van de 22 a 27 años. Se les acusa de desorden público, lo cual podría quedarse en una simple multa si no hay antecedentes por hechos similares. Pero pueden podrían ingresar en prisión, una pena de 6 mese a 5 años, si se considera que causaron un importante daño a la circulación ferroviaria. Esta última acusación está reflejada en la denuncia que ha puesto Metro de Madrid.

Y para colmo, no es el acto de un individuo, sino que han actuado en grupo y de manera perfectamente sincronizada, por lo que también se les podría acusar del delito de asociación ilícita. En este caso se castigaría a los dirigentes, con una pena de 3 a 6 años de cárcel. Y para los integrantes, la pena sería de 2 a 5 años. En total ya son 7 los detenidos por los sabotajes que tuvieron lugar el 25 de abril y el 29 de mayo de 2012.

Estos detalles nos permiten darnos cuenta de que estos actos no son una simple gamberrada y que estos pueden tener consecuencias que influyan negativamente sobre el futuro de una persona. Además, por muy planeado que estuviesen los actos, podrían haber generado problemas más graves que hubieran puesto en peligro la vida de personas, en este caso usuarios de Metro Madrid. Si bien protestar es algo legal, es importante que se haga siempre pensando en los demás y para eso se deben seguir las leyes que rigen nuestros derechos, para el bien de todos.