Foto nº 5

El Biodiesel es uno de los combustibles alternativos que permitirían evitar la contaminación masiva de la atmósfera, dentro de unos años sustituirá por completo el Diesel, aunque por ahora solo sea un aditivo. ¿Qué es el Biodiesel? No es ningún secreto para nadie, ya hace varios años que este proyecto esta en marcha y hoy por hoy empieza a cobrar forma. Este combustible esta elaborado a partir de aceites reciclados y con aceites vegetales obtenidos a partir de plantas, de ahí el nombre Biodiesel. Su primera utilización se remonta a 1900 por Rudolph Diesel, quien lo utilizaría por primera vez en su motor de ignición – compresión. Y las primeras pruebas técnicas, más cercanas a nuestros días, se remontan al año 1982 y desde entonces no han cesado las investigaciones.

Para obtener carburantes denominados Bio (Biodiesel, Bioethanol, etc) se deben utilizar productos naturales, como plantas o aceites usados de origen vegetal y las últimas investigaciones realizadas demuestran que se puede obtener dicho aditivo con grasa de origen animal. Después de extraer el aceite y obtener así la materia prima este sigue un proceso de refinamiento y filtración, denominado transesterificación. Químicamente este proceso rompe la molécula del aceite vegetal crudo, convirtiéndose así en un metil alcohol éster o etil alcohol éster, mas glicerina. Se separa la glicerina del éster por decantación, y este último se somete a un proceso de limpieza, para luego ser mezclado con el aceite diesel. Es un resumen del proceso que en si es bastante más complejo, además de ser caro porque no existen hoy en día muchas empresas productoras de este aditivo.

Contaminación

El Biodiesel no se puede usar en su estado natural es demasiado espeso y se necesitaría hacer cambios en los vehículos, como por ejemplo la bomba de inyección, los inyectores y todas las gomas del sistema de inyección, estos gastos son considerables. Esta es la razón principal por lo que el Biodiesel tiene que mezclarse con diesel. Este detalle hace que el carburante obtenido sea un poco más ecológico, se reduciría las emisiones de CO2 del tubo de escape de 20% a 80%, según la mezcla realizada. Para que el carburante sea óptimo para todos los motores que ya están en el mercado la cantidad de Biodiesel no debe exceder el 20 %, en ciertas gasolineras ya se pueden encontrar mezclas que llevan un 10 % de dicho carburante. Aunque no sea una panacea para solucionar el problema del calentamiento global del planeta ya es un avance. Si todos autobuses, camiones y otros vehículos de transportes usasen Biodiesel ya se reduciría las emisiones de una manera considerable en nuestro país, como por toda Europa.

Foto nº 3

Contamina menos pero también soluciona el problema de los aceites usados. Los restaurantes cuentan con un servicio de recogida de los aceites usados, pero el público en general no, lo que hace que los aceites se van por la canalizaciones y acaban contaminando los ríos y luego los mares. Ciertas ciudades estarían dispuestas a preparar contenedores para recoger el aceite vegetal usado de los particulares. Se lograría de esta manera reducir la contaminación por vertido. Además, depuse de ser refinado y tratado todo ese aceite será reciclado por nuestros motores.

La mezcla, que encontraremos en los surtidores de las gasolineras que lo comercialicen, estará compuesta por un 10 a 20 % de Biodiesel y el resto será Diesel. Esto permitiría la disminución de las emisiones de CO2. Además en su estado puro, este carburante es biodegradable en un 84,4 % cuando el diesel se queda en un 18,4 %. El problema del diesel son las emisiones de estos gases nocivos, Hidrocarburos (HC), Óxidos de Nitrógeno (NOx), Monóxido de Carbono (CO), Partículas (Pt) Ø, Óxidos de Azufre (SOx), Dióxido de Carbono (CO2). Por el alto contenido de oxígeno del Biodiesel, se disminuye significativamente las emisiones de contaminantes a la atmósfera. Los niveles de hidrocarburos se pueden llegar a reducir hasta en un 47%, el monóxido de carbono en un 12%, el dióxido de carbono en un 50%, las partículas o smoke en un 72% y los óxidos de azufre en un 99%. Estos resultados se obtuvieron con una mezcla de 20 % de Biodiesel en un vehículo de tipo turismo. Al tener unas emisiones tan bajas el fuerte olor del diesel quemado desaparece.

Producción y comercialización

En nuestro país ya existen unas cuantas plantas de refinamiento para producir Biodiesel, se extrae el aceite vegetal de la semilla de colza, soya, girasol y palma. En Europa se suele utilizar la semillas de colza, mientras que en Malasia utilizan las de palma. Esto implica que los agricultores tienen responder a la demanda y aumentar la producción de manera considerable. Pero como lo vimos mas arriba no es la única fuente de este aceite, sino que contamos también con los aceites vegetales usados, que serán recogidos en los restaurantes y hoteles de toda España para ser reciclados. Y como ultimo recurso también esta la grasa animal, que se obtiene de los mataderos. Estas son las tres fuentes principales de abastecimiento de aceite que permite la producción del Biodiesel. Sabemos que este carburante no estará sometido a tantos impuestos como los demás carburantes del mercado y las empresas que lo usen podrían beneficiarse de ciertas ayudas y los agricultores que cultivan la colza reciben un subsidio de la Unión Europea. Pero su producción es hoy por hoy más cara que otros combustibles porque existen pocas plantas de refinamiento. Es necesaria la construcción de más instalaciones para producir mayor cantidad de combustible y poder así abastecer un gran numero de gasolineras de nuestro país.

Estos carburantes denominados Bio constituyen la solución a un problema del que ya estábamos consientes hace un siglo, las reservas de petróleo o carburante fósil escasean y el precio del barril se ha disparado. Hoy en día el precio del diesel oscila entre 0,90 y 0,98 €, según la comunidad autónoma en la que vivamos, y parece que el precio del crudo va a seguir subiendo, cada barril cuesta 45 $ (unos 40 €). Por otra parte, la demanda de petróleo es cada día más importante y países en pleno desarrollo económico como China necesitan carburantes para alimentar su flota de vehículos que esta creciendo cada año de manera impresionante. En los próximos años el Biodiesel y demás carburantes alternativos jugaran un papel importante, se trata de reducir el consumo de los barriles de petróleo para frenar su consumo y alagar durante unos años las reservas de este. Por cada 100.000 Litros de carburante mezclado con aditivos, ahorraríamos entre 10.000 y 25.000 Litros de Diesel, según la mezcla realizada (entre 10 y 20 %). Mas adelante cuando esos aditivos sean más eficaces y los motores estén adaptados, se podría reducir aun más el consumo de petróleo. Solo en nuestro país se ahorrarían miles de litros al día, lo que en teoría llevaría a una baja del precio del litro de carburante.

Uso de los biocarburantes

Por ahora este carburante esta disponible para las empresas de transporte público y de transporte de mercancías, aunque en ciertas gasolineras de Cataluña, Asturias, Galicia y Andalucía ya esta a disposición de todos. El Biodiesel es apto para cualquier tipo de vehículo diesel y turbo diesel de inyección directa (D, TDI, HDI, TDCI, I-CTDI, etc…). El estar mezclado con el diesel de toda la vida, no se necesita hacer ningún cambio en el motor. Las pruebas realizadas con diferentes vehículos demuestran que ni la potencia ni el comportamiento del motor se ven negativamente afectados por esta mezcla. Al contrario, el Biodiesel enriquece el diesel con mas aceite, lo que hace que sea mas viscoso, la vida del motor se ve así alargada al ser lubricado por el aceite del motor y por el de la mezcla que se quema en la recamara. Al haber más lubricación se disminuye la fricción de las piezas del motor, una vida más larga para los motores y menos ruidos que aguantar para nosotros. Quien no ha soñado con solucionar el problema del ruido de los motores diesel, pues este carburante reduce los ruidos producidos por el motor, sobre todo cuando esta frío. Aunque sigue siendo más ruidoso que un motor de gasolina ya es un avance.

Las empresas de transporte de nuestro país buscan soluciones para cumplir con los compromisos de bajar la contaminación medioambiental. Para cumplir lo pactado se valen de motores de gas natural comprimido, carburantes menos contaminantes, otras empresas recurren a vehículos de transporte que se olvidaron durante unas décadas como el tranvía y los trolebuses. Pero todas esas soluciones resultan caras, porque hay que cambiar la flota de autobuses o hacer instalaciones muy caras que los ayuntamientos y dichas empresas no pueden costear. El Biodiesel y demás aditivos parecen ser la solución a esos dos problemas, a pesar de necesitar una pequeña inversión, no se necesita tanto dinero. En la ciudad de Vigo el proyecto se puso en marcha hace unos meses, la empresa Vitrasa S.L. cuenta con el apoyo del ayuntamiento de Vigo y de la Xunta de Galicia. Un dato muy alarmante es que el aire de esta ciudad gallega esta mas contaminada que ciudades como Madrid o Barcelona, el aire que respiran los ciudadanos esta altamente cargado de humo negro y CO2.

Foto nº 8

Aunque los autobuses no sean la causa principal de dicha contaminación, la principal razón de esta situación es el uso masivo de los vehículos particulares. No es lo mismo usar un solo vehículo para llevar unas 80 personas o que cada una de esas utilice su propio coche para desplazarse. Los 80 coches emitirán más gases tóxicos que un autobús urbano. Aun así, estas circunstancias exigían una solución que permitiera disminuir la contaminación del aire y por otra parte evitara que los vigueses se quedaran sin transporte público. La compañía Vitrasa S.L. de esta ciudad no tendrá que renovar su flota, solo tendrá que usar Biodiesel o Ecodiesel 10. Los primeros autobuses rotulados con el anuncio de la utilización del Biodiesel en los autobuses urbanos empezaron a circular por las calles de Vigo hace unos dos meses. Esta empresa dispone de 116 autobuses, que recorren unas 36 líneas y la mayor parte de su flota esta equipada con motores diesel, solo 6 autobuses están equipados con motores que funcionan con gas natural comprimido.

Esta compañía quiere implantar el biodiesel como carburante alternativo, el proyecto por ahora es experimental, es una iniciativa pionera en Galicia. Es un convenio entre Vitrasa, la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia y el Concello de Vigo. La compañía de transporte aporta los vehículos y la Xunta de Galicia la tecnología. Se instalo un surtidor de biocombustible en la cochera de Vitrasa y dos contenedores que almacenan una total de 10.000 Litros, suministrados por la empresa Biogal. La prueba piloto se realizará con 6 autobuses, tres de la línea Circular 3 y tres en la Circular 4. Estas dos líneas tienen los recorridos más largos, la primera 11,71 Km (1.009.461 Km en el año 2004) y la segunda 8,95 Km (529.126 Km en el año 2004). Además, son las que transportan más pasajeros al año, cruzan la ciudad de lado a lado recogiendo así un máximo de viajeros. Se utilizara un combustible con una mezcla de 90 % de gasóleo y de 10% de biocombustible. Los autobuses que participan en la prueba son de última generación y llevan los motores que responden a la normativa europea en cuanto a contaminación, tipo Euro 3.

Cada mes se realizará un control exhaustivo de los autobuses, tanto a nivel de consumición como de mecánica. Se trata de probar el nuevo carburante sobre unos cuantos autobuses y verificar así si esta mezcla es eficiente y no deteriora los vehículos. La compañía lo puede echarlo en todos los autobuses, no se puede arriesgar a estropear toda su flota. Pero el proyecto va más allá del simple uso del carburante, en la ciudad se instalarán 150 bidones para recoger aceite usado, cada uno tendrá una capacidad que oscilará entre 10 y 15 litros y se instalarán en restaurantes, hospitales, centros públicos y comunidades de vecinos que lo demanden. Se recogerá el aceite de estos bidones y se verterá en un colector. El contenido de este será enviado fuera de Galicia para ser reciclado en una planta de refinamiento.

Se trata de un proyecto más que completo, se reciclan los aceites usados controlando así que estos no se vayan al desagüe y por otra parte se reduce la emisión de gases nocivos. Este se desarrollará a lo largo de un año, cada mes se harán controles para verificar como evoluciona el proyecto. En el momento en el que se escribe el artículo los primeros autobuses aún no cumplieron el primer mes de circulación con el biocombustible, estaremos atentos a la evolución de este proyecto esperando que se cumpla todo lo planeado.

El uso del biodiesel por parte de Vitrasa se debe a la rentabilidad de este nuevo carburante, no hay que cambiar la flota de autobuses y el mantenimiento es el mismo, no se generan gastos adicionales. Un detalle importante es que esta compañía ya fue pionera en el empleo de combustibles ecológicos, incorporo en su flota 6 vehículos propulsados por gas (3 en 1995 y 3 en 1998). Pero estos generaban mas gastos de lo que se esperaba, primero habría que renovar la flota de autobuses y luego instalar varios surtidores de gas para repostar, el principal en la cochera y unos cuantos en la ciudad. Estas instalaciones cuestan mucho dinero y es imprescindible que haya varios surtidores debido al alto consumo y poca autonomía de esos vehículos. Por estas y otras razones se tuvo que descartar la utilización de dichos vehículos en la ciudad de Vigo, aunque en otras ciudades se siguen usando, la implantación del biodiesel parece ser la solución más rentable para Vitrasa.

Foto nº 6

Según las directrices de la Unión Europea, en 2020 los países miembros deben reducir el 20% del consumo de productos derivados del petróleo y sustituirlo por otras energías, de las cuales el 8% deberá ser biodiesel. La reducción de la consumición lleva a una disminución del uso de carburantes fósiles y eso nos beneficiara tanto a nivel económico como sanitario. El precio de este nuevo carburante no será más caro que el diesel (gasóleo A) y al ser producido en el mismo país, los gastos de importación se reducirán y el precio del litro será más estable al no depender tanto del barril de petróleo. Pero mas importante que la economía es la salud, la contaminación del aire de las grandes ciudades empeora día tras día, aumentando de manera considerable las enfermedades que afectan a las vías respiratorias de los que viven en las ciudades. Los niños son los primeros afectados, son más sensibles que los adultos.

Aunque los biocombustibles sean una solución interesante, no se podrán reducir las emisiones si no hay colaboración de parte de los ciudadanos y las compañías de transporte. Los ciudadanos tienen que aprender a usar menos su propio coche y usar más el transporte público y los transportitos y las compañías de transporte tienen que colaborar al llenar sus depósitos con biocarburantes y evitar los desplazamientos inútiles. Esperemos que el Biodiesel y los demás combustibles alternativos sean soluciones viables y que dentro de unos años todos podamos usar este y otros biocarburantes y reducir así la contaminación de la atmósfera y por la misma tener unos carburantes mas abordables para todos los conductores de España, sobre todo para los transportistas que ven la factura, del paso por la gasolinera, crecer cada día.